fbpx

¿Sabes cuáles son los beneficios de la atención plena o Mindfulness?

Los problemas actuales con la atención

Nuestra mente hoy en día está hiper-estimulada. Estamos constantemente recibiendo datos. En esta era de nuevas tecnologías es algo inevitable. Todo está diseñado para captar nuestra atención. Y es francamente difícil no caer en las redes de la dispersión. Por eso es de suma importancia que sepas cuales son los beneficios de saber prestar atención.

La atención es algo natural de la vida, a lo que no damos mucha importancia, pero es básica. Según expresa Javier Gomá  “las mujeres y los hombres son seres fundamentalmente atencionales”. Una de las consecuencias más dañinas de vivir en este mundo de hiper-estímulos es que muchos de nosotros, hemos perdido la habilidad de centrarnos en una sola cosa. Estamos tan entrenados en ser “multi-atencionales” que difícilmente atendemos a una sola cosa a la vez.

Poder atender plenamente plenamente la belleza de un paisaje. Comer sintiendo el sabor de cada alimento sin la compañía del televisor o el móvil. Escuchar a un amigo, regalándole toda nuestra atención, es para muchos de nosotros una tarea bastante difícil. No podemos evitar despistarnos o sentir que nos estamos perdiendo algo. Quizás llevados por una sensación de insatisfacción, busquemos aquellos estímulos que nos puedan apartar de ella. Y tenemos mucho donde elegir. Hay estímulos de todo tipo. En cualquier lugar.

El momento presente, es el único momento que realmente tienes.

Beneficios de saber prestar atención

¿En qué me beneficia saber prestar atención? ¿Por qué es tan importante no despistarme? Estos son algunos de los beneficios más importantes que obtenemos cuando sabemos atender plenamente:

Hace que seamos más productivos

Según Adecco se calcula que cada trabajador pierde de media, alrededor de una hora y media al día en distracciones, lo que supone unas ocho horas a la semana, el equivalente al 20% de su jornada laboral. De manera que atender plenamente en nuestro trabajo, mejora nuestra productividad porque perdemos menos el tiempo.

Además al aumentar la atención, estamos mucho más concentrados y nuestra memoria funciona mejor. Gracias a esto nos sentimos más capacitados en la toma de decisiones y con más confianza en nuestras capacidades profesionales.

Mejora nuestras relaciones con los demás

Cuando atendemos plenamente a los demás desarrollamos nuestra capacidad de escucha. Aprendemos a escuchar con los cinco sentidos. No hay nada más gratificante y beneficioso que sentirse realmente escuchado por otra persona. Cuando estamos realmente escuchando a alguien, potenciamos la confianza entre los dos. Hacemos que el que habla se sienta valorado creando un clima de calma. Aprendemos de la otra persona, focalizándonos no sólo en el mensaje sino en cómo lo está trasmitiendo. Empatizamos con más facilidad y nos tomamos el tiempo necesario para la reflexión sobre lo que estamos escuchando, sin apresurarnos a contestar.

Aumenta la sensación de disfrute

Cuando pasamos por las experiencias del día a día sin prestar atención, no logramos conectar con lo que estamos haciendo. Vivimos las cosas de manera superficial, como de pasada. Hacemos las cosas de manera automática, sin pensar. Y una de las peores consecuencias de vivir así, es la pérdida del disfrute. Sin atención no hay placer.

De manera que, una de las formas más directas de volver a sentir que disfrutamos de la vida, es volver a prestar atención a lo que hacemos. Cuanto más atentos estemos, más matices podremos obtener. Las cosas se vuelven mucho más interesantes. Hasta lo cotidiano, como comer, puede convertirse en un auténtico deleite para los sentidos.

Pruébalo: Trata de comer hoy sin distracciones. Sin televisor, sin móvil o periódico. Sólo tú y tu comida. Observa lo que tienes delante, huele, siente la textura de lo que comes. Aprecia el sabor de cada alimento. Mastica con calma. No tengas prisa… 

Todo lo que hacemos puede transformarse tan solo con prestar atención.

Reduce el estrés

Estar hiper-estimulados nos estresa. Nuestro cerebro va dividiendo su atención a todos los estímulos que se nos presentan y es agotador. Tenemos una capacidad limitada de atender y si no sabemos administrarnos correctamente, es fácil que terminemos cansados.
Cuando el cansancio se acumula, porque vivimos en un continuo ir y venir. Por las exigencias laborales o familiares. Y no sabemos como aportar espacios de calma a nuestro cerebro, el estrés es inevitable.
Saber dirigir nuestra atención a una sola cosa, reduce el estrés. Aporta una sensación de calma y descanso muy necesaria para nuestra salud mental.
Así que para aprender a parar nuestra mente, lo primero que debemos hacer es  desarrollar la habilidad para prestar toda nuestra atención a una sola cosa.
 

Nos coloca directamente en el momento presente

Cuando estamos atendiendo algo con todo nuestro ser, no existe el tiempo. Permanecer completamente concentrados en algo, nos aparta de nuestros pensamientos. Nos sitúa directamente en el momento presente.

Estar presentes, vivir en el ahora, reduce considerablemente nuestro sufrimiento mental. Podemos entrenarnos para estar más presentes a través del Mindfulness. Tal y como se ha comprobado en multitud de estudios científicos, la práctica de Mindfulness ayuda a mantener un buen estado de salud mental. Permitiéndonos potenciar la habilidad de prestar atención de manera saludable y beneficiosa.

Compártelo si crees que puede ser interesante para alguien:

Share on facebook
Share on whatsapp

Si quieres saber más, no te pierdas estos posts sobre conciencia corporal:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.