fbpx

Necesitas meditar todo el día

Por qué necesitas meditar todo el día

Si practicas la meditación de forma regular ya habrás sentido los beneficios que aporta en tu vida. La meditación sin duda nos ayuda a calmar y asentar nuestra mente y nos permite regular nuestro estado emocional con más facilidad.

¿Pero tal y como la practicamos tiene un efecto transformador en nuestras vida? 

"Desde que te levantas hasta que te acuestas"

Nuestra mente tiene una tendencia compulsiva a generar pensamientos y a día de hoy es una tendencia muy arraigada en nosotros. Si nuestra práctica de meditación se limita a sentarnos una o dos veces al día, es muy difícil que obtengamos los beneficios reales de la meditación y podamos transformar nuestras vidas.

Sayadaw U Tejaniya enseña a utilizar los momentos cotidianos del día a día para el despertar de nuestra conciencia y dice que “meditar es tan importante que necesitamos hacerlo constantemente”.

Así que olvida la idea de que meditar sólo ocurre mientras te sientas en tu zafú de meditación o en tus clases de yoga. El momento perfecto para meditar sucede desde que te levantas por las mañanas hasta que te acuestas por las noches.

No basta con sentarte a meditar

Realmente necesitamos una práctica de meditación “full time” que nos aleje de la inercia tan potente de nuestra mente a generar pensamientos con los que nos identificamos.

¿Pero es eso realmente posible? ¿Podemos estar todo el día meditando? ¿No es algo que sólo hacen los monjes y monjas o que nos sucede en los retiros de meditación?

¿Es posible vivir meditando en nuestro día a día, a pesar de las obligaciones laborales y familiares?

Puedes llevar la meditación a tu día a día si aprendes a conectar con tu cuerpo

Se puede vivir en un estado meditativo más frecuente gracias a tu conciencia corporal, que es la escucha consciente de tu cuerpo. Probablemente no de forma constante, porque nuestra conciencia corporal va variando desde momentos de desconexión hasta momentos de conexión total. Pero puedes hacer de la escucha de tu cuerpo un hábito.

Aprender a ser más conscientes en nuestra vida es aprender a ser felices. Y meditar nos ayuda a conseguirlo. Pero podemos ampliar nuestro estado de conciencia si meditamos muchas veces a lo largo del día y cada vez que llevas atención consciente a tu cuerpo, estás meditando.

Prestar atención a tu cuerpo te permite “iluminar” situaciones cotidianas como fregar los platos, o recoger la colada. Te permite sentir el gozo de hablar con otras personas, de tomar el té o de respirar profundamente. Cuando estamos presentes en nuestro cuerpo, cualquier situación puede convertirse en una zona de exploración y descubrimiento.

Sentarse a meditar puede seguir siendo parte de tu práctica diaria, pero para sentir una transformación real en tu vida necesitas llevar la meditación desde una práctica puntual a un modo de vida. Y tu cuerpo es la herramienta que necesitas para conseguirlo. 

Además si eres de esas personas que no tienen tiempo para meditar o si no te sientes cómodo meditando en quietud, aprender a vivir en sintonía con tu cuerpo puede abrirte un camino hacia una meditación diaria y transformadora.

Desarrollar una conciencia corporal saludable es cuestión de práctica. Es por ello que estoy ofreciendo clases semanales de conciencia corporal gratuitas durante este mes de abril. En estas sesiones online podrás aprender y practicar distintas formas de prestarte atención.

Puedes acceder a las clases online desde aquí:

Compártelo si crees que puede ser interesante para alguien:

Share on facebook
Share on whatsapp

Si quieres saber más no te pierdas estos posts:

También puedes seguirme en redes sociales:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.