fbpx

Hay algo malo en mí

(No soy normal...)

Creo que tengo un problema

¿Sueles reaccionar de manera desproporcionada en determinadas situaciones? ¿Te sientes alterado emocionalmente ante ciertos temas? ¿Explotas con facilidad? ¿Te cuesta contenerte a veces? ¿Te vuelves loco si alguien hace algo en particular? ¿Sueles sentirte arrepentido de lo que dices o haces?

No eres el único. En ocasiones, la razón se deja de lado y las emociones toman el control. Aparecen súbitamente y con intensidad. Haciendo que todo el cuerpo reaccione. Alterando la mente. Provocando un estado de alerta incontrolado. Movilizando emociones como la rabia, el miedo y la ansiedad. Sintiéndonos amenazados. Y dejándonos después, exhaustos, preocupados y con esa sensación tan desagradable que queda ante la falta de control.

Algo nos ha alterado. Y a veces sabemos qué es. Pero otras no entendemos por qué hemos reaccionado así. Muchos se justifican echando balones fuera. “Lo que me dijiste, me hizo comportarme así” o “yo no quería, pero tú empezaste primero”. Y eso les basta (al menos hasta que vuelven a explotar). Pero otras personas asumen la responsabilidad de sus actos. Y entienden que reaccionar así, depende de ellos.

Si no tenemos muy claro el porqué de nuestra reacción. Puede que no le demos mucha importancia. “No soy así, fue algo puntual”. Pero si se repite, y sigue haciéndonos daño a nosotros o a otras personas, quizás empecemos a ser más conscientes de que existe un problema.

Muchas veces la simple toma de conciencia sobre la situación conflictiva puede ayudar a solucionarla.

Hay algo malo en mi

¿Qué pasa si a pesar de querer comportarnos de otra manera, no podemos? Pues que se va instaurando en nosotros la creencia de que somos “defectuosos. De que “hay algo en que no funciona correctamente “. De que no estamos bien.

Y creer eso, tiene consecuencias. Sentir que tenemos algo dentro que es malo e incontrolable, es devastador. Puede hacernos vivir con miedo a que nos conozcan realmente. Afecta a la calidad de nuestras relaciones personales. A nuestra autoestima. A nuestra capacidad de intimar con otra persona. Puede incluso que haga que nos aislemos de los demás. Quizás nos pasemos el tiempo culpando a los demás por hacernos sentir mal

Detrás de cada explosión emocional que tienes hoy, o tras los conflictos con tu pareja o tus amistades. En los celos, la envidia o la insatisfacción. Tras la tristeza o la apatía. Detrás de todo ello, hay algo que necesita ser atendido.

Si viviste situaciones traumáticas en la infancia o viviste algún tipo de carencia cuando eras niño, es probable que haya aspectos de ti que necesiten explorarse y sanarse. Y con toda seguridad, todo eso esté detrás de esa creencia de que algo dentro de ti no funciona bien.

Si hay una voz dentro de ti que te dice que necesitas ayuda, pero no sabes ni por dónde empezar. O quizás te gustaría dejarte guiar por alguien en este momento de tu vida. No lo dudes. Pide ayuda.

Compártelo si crees que puede ser interesante para alguien:

Share on facebook
Share on whatsapp

Si quieres saber más, no te pierdas estos posts sobre autoconocimiento:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.