fbpx

¿Qué es la Conciencia Corporal?

Durante muchos años viví sin relacionarme con mi cuerpo. No era algo que me planteara. Hacía lo que todos hacían y lo que me habían enseñado. Era consciente de mi aspecto, de la forma de mi cuerpo (especialmente de lo que no me gustaba). Y sólo prestaba atención a mi cuerpo cuando me lesionaba, me venía el periodo o enfermaba. Lo normal…

Además en mi caso, tuve que vivir con el hecho de tener un “defecto visible” en mi ojo derecho. Algo que entre otras cosas, hizo que rechazara mi aspecto durante muchos años y eso me alejó aún más de mi cuerpo.

Pero siempre me gustó bailar. Bailaba mucho. En casa, en la disco, me apuntaba a clases de baile. Disfrutaba de una manera especial. Cuanto más bailaba, mejor me sentía (aún siento eso a día de hoy). Y es que mientras bailaba, podía sentir mi cuerpo y me conectaba totalmente a él. Desaparecían las barreras, el pudor, el rechazo y me sentía brillar mientras fluía al ritmo de la música. Sin saberlo, al bailar aumentaba mi conciencia corporal. Bailar fue y sigue siendo verdaderamente terapéutico para mí.

La vida es movimiento y el movimiento es energía.

La vida es movimiento y el movimiento es energía. Y cuando bailaba sentía esa energía dentro de mí. Notaba como fluía libremente por mi cuerpo. Y como eso producía en mí una sensación placer, que en ocasiones podía incluso sentir como éxtasis.

Somos energía. Somos producto de la energía solar. Vivimos gracias a ella y somos parte de su expresión. Además, la energía no se destruye, sino que se transforma. Se moldea.

Y es en este punto en el que entra la conciencia corporal. Nuestra conciencia corporal da forma a la energía que circula dentro de nosotros. La dirige. Es como si fuera una linterna que guía a la energía a través de la oscuridad. Es algo que puedes probar ahora mismo. Estés donde estés ahora, cierra tus ojos y dedica un rato a sentir tus manos. No hagas otras cosa que llevar la atención hacia tus manos.

¿Qué tal? ¿Qué ha pasado con tus manos? ¿Has sentido cosas en ellas, hormigueo, calor, tensión..? Tus manos son las mismas, pero lo que ha cambiado es el modo en el que les has prestado atención.

Tenemos la posibilidad de transformar nuestra energía física utilizando nuestra atención o conciencia corporal.

La conciencia corporal no es otra cosa que atender plenamente a nuestro cuerpo momento a momento.

A través de la conciencia corporal sentimos el movimiento de nuestro cuerpo, los cambios internos que se producen, cómo respiramos, y las tensiones musculares que tenemos. Somos conscientes de nuestro nivel de energía, si estamos bajos o demasiado activos. Y a nivel emocional, nos permite estar en contacto con lo que realmente sentimos.

Darnos cuenta de todo esto, nos permite vivir una vida en sintonía con lo que somos realmente y además nos brinda la maravillosa oportunidad de autorregularnos

¿Te gustaría descargar un audio con el que poder practicar un ejercicio de conciencia corporal?

Compártelo si crees que puede ser interesante para alguien:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Quieres saber más? No te pierdas los posts sobre conciencia corporal:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.