fbpx

La verdad que se esconde tras tus celos

Hay una verdad tras tus celos

La primera verdad que se esconde tras tus celos es que todos, quien más y quien menos, nos sentimos celosos de vez en cuando. Todos sabemos qué se siente cuando estamos celosos: esa intensidad emocional, su aparición súbita, la forma en la que es capaz de alterar todo nuestro cuerpo y como en ocasiones nos convierte en seres completamente irracionales

Hace poco hablaba con una amiga sobre este tema y la verdad es que fue una conversación muy interesante. Por un lado porque pudimos admitir que en ocasiones nos sentíamos celosas de otras personas. Confesamos que podíamos tener celos de aquellos compañeros de profesión a los que las cosas parecían irles mejor. Admitimos sentir una punzada en el estómago ante la vida que llevaban algunas personas que aparentemente parecía mejor que la nuestra y también pudimos compartir algunos de nuestros celos más íntimos. Esos que te avergüenzan incluso a ti misma pero que indudablemente están ahí.

Fue liberador poder sincerarnos. Porque da igual saber que no tienes motivos para sentirte celosa o que tu autoestima está en niveles saludables o que aprecias tu vida tal y como es. No podemos controlar la aparición de nuestras emociones. Pero sí que podemos decidir qué hacer con ellas. Y con los celos siempre hay un mensaje interesante que descubrir.

Los celos: “La emoción de pertenencia”

El mensaje de tus celos

El ser humano es social por naturaleza. Todos tenemos la necesidad innnata de formar parte de un grupo y de estar integrados en un colectivo, porque con ello aumentamos nuestras posibilidades de superviviencia.

Cada vez que percibamos que nuestra pertenencia al “grupo” está siendo amenazada, nuestros celos harán acto de presencia de forma irremediable. Es un proceso casi automático y natural. Inevitable puesto que de alguna manera estamos percibiendo que nuestra supervivencia está en peligro. 

⇒ Nuestros celos pueden verse como un mecanismo que nos ayuda a tomar contacto con nuestras necesidades y que además nos permite mantener la conexión con los demás. 

Cuando me siento celosa no rechazo mis celos, tomo conciencia de que están ahí y los siento en mi cuerpo plenamente. Una vez que he aceptado mis sensaciones físicas, puedo permitirme indagar sin miedo en lo que realmente me preocupa.

¿Cómo darme cuenta de la realidad tras mis celos?

Aprende a explora tus celos cada vez que hagan acto de presencia. Esta es una pequeña guía de cómo puedes hacerlo:

Guía para indagar en tus celos

Piensa

Revisa tus afirmaciones

Muchas de las cosas que me digo a mi misma cuando me siento celosa, no son ciertas pero las tomo como realidades. Hago suposiciones en base a mis creencias, no a los hechos aisladamente. Todos hacemos esto. De hecho nuestro cerebro está diseñado para hacer suposiciones para rellenar esos vacíos que no llegamos a comprender. ¡Lo que no sabemos es nuestro mayor enemigo!

⇒ Escribe una lista con aquello que te hace sentir celosa y pregúntate ¿es esto realmente cierto? ¿Tengo la certeza de que esto es real?

No te castigues

No eres una mala persona por sentirte celosa. Ya has visto que es algo normal y que sucede de forma automática y castigarte no va a ayudarte en nada, sólo hará que te sientas peor. Porque cuando sientes celos la persona que más daño sufre eres tu misma.

⇒ En lugar de eso, tómate tus celos como una señal de alarma que te avisan de que hay aspectos de tu vida que quizás necesites atender mejor. 

sesiones indiviales de exito

Hay un mesaje por descubrir

Trata de averiguar el mensaje que existe tras tus celos: averigua por qué te sientes amenazada realmente. ¿Te sientes sola? ¿Pasas tiempo de calidad con otras personas?

Pasa un tiempo a solas, medita, conecta con tu cuerpo y explóralo en busca de respuestas. Si quieres, puedes realizar este ejercicio de conciencia corporal para dedicarte unos minutos de conexión contigo misma.

Haz una lista

Por si acaso lo has olvidado o no lo tienes muy presente últimamente, haz una lista de todo aquello por lo que eres afortunada:

⇒ Busca al menos 10 cosas por las que tu vida es maravillosa (a pesar de lo que crees que no tienes) y siéntelas con todo tu cuerpo.

Lista para recordar mi fortuna
Explorar el mensaje tras tus celos

"Modestia aparte"

Acostúmbrate a hablar públicamente también de tus virtudes: seguro que hay muchas cosas que haces bien y en las que sobresales. No deberíamos sentirnos mal por hablar de ello abiertamente, a pesar de lo que los demás puedan pensar o sentir. 

⇒ ¿Quieres enamorarte más de ti? Pincha para conseguir un audio gratuito que te ayudará a conseguirlo.

Alégrate por los demás: durante unos minutos olvídate de lo que te gustaría tener a ti y acuérdate de que en realidad también quieres que a los demás les vaya bien. ¡Cuanta más gente feliz haya a tu alrededor, mejor

Acepta la realidad

Por más que nos duela, la vida siempre será injusta. Siempre habrá gente que consiga las cosas que tu quieres, personas con habilidades mejores que las tuyas, mujeres más hermosas, hombres más carismáticos, cuerpos más esbeltos… es así y no podemos cambiarlo. Sólo aceptarlo como un hecho irremediable y a pesar de ello celebrar que la magia en nosotras existe porque somos maravillosamente únicas e irrepetibles.

Clases para sentirte mejor conciencia corporal

“El verdadero sentimiento de pertenencia no se consigue cambiando quien eres, sino siendo quien eres”

¿Crees que tus celos son un problema?

Compártelo si crees que puede ser interesante para alguien:

Share on facebook
Share on whatsapp

No te pierdas estos posts sobre autoconocimiento:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.