fbpx

¿Qué se esconde detrás de tu rabia?

La rabia, mi aliada secreta

¿Sabías que tuve que aprender a manejar mi rabia? La rabia ha sido y sigue siendo para mí una gran maestra, con la que he aprendido a conocerme y a la que le debo mucho. Pero déjame que te cuente un poco más sobre esto.

Debido a mi historia personal, desarrollé un complejo sistema de defensa ante la vida, que básicamente consistía en expresar mi rabia sin pudor. Siempre que me sentía amenazada, daba rienda suelta a ese fuego interno y trataba de dejar bien claro que conmigo, no te podías meter. Usaba un tono de voz alto, agresivo y un lenguaje corporal que era muy potente. Y aunque parezca increíble, ser así me ayudó mucho. Sobre todo en la infancia. La gente se lo pensaba dos veces antes de meterse conmigo y también me servía como coraza para que lo que vivía en casa, no me hiciera tanto daño.

Empecé a creer que no era digna de ser amada.

Con el paso de los años, mi “sistema defensivo” dejó de ser útil y se convirtió en un verdadero problema para mí. No me permitía relacionarme bien con los demás. Cuanto más íntima se volvía una relación con otra persona, más difícil se me hacía controlar mi rabia. Si me abría a la posibilidad de tener intimidad con alguien, más vulnerable me sentía y con ello crecía la necesidad de defenderme. Cada vez que la rabia hacía acto de presencia,  me hacía daño y se lo hacía también a los demás.

Era consciente del daño que ocasionaba y del que padecía. Además a nivel social, las explosiones emocionales no están bien vistas y se juzgan con facilidad. Así que no tardé en empezar a rechazarme , menospreciarme y a considerarme problemática. No me gustaba nada como me comportaba. Me criticaba y me odiaba en secreto. Sufría mucho. Y empecé a creer que tal y como era, no era digna de ser amada y que tendría que mantener en secreto mi verdadera naturaleza, si quería ser aceptada por los demás.

La energía que invertía en “ocultar” esos aspectos de mi persona era enorme. Era realmente agotador. Y en muchas ocasiones no me servía para nada. Por ejemplo, cuando me embarcaba en una relación de pareja, era imposible no ser “yo” y mis relaciones se convertían en un verdadero campo de batalla. No fue sencillo para mí encontrar un entorno terapéutico en el que poder explorarme, porque me daba terror hablar de ello

Pero todo cambió. Descubrí varios caminos que me ayudaron en el proceso de conocerme y aceptarme. Dejando de actuar por inercia, de manera automática y empezando a escoger cómo quería comportarme realmente.

Se puede ser más libres y dejar atrás viejos patrones. Y se que es posible, porque yo lo he hecho. No es algo que surge de la noche a la mañana. Es un proceso largo y no siempre fácil. Para muchos de nosotros, especialmente aquellos que vivimos una infancia difícil, es un compromiso que tendremos que mantener durante toda la vida. Pero sin duda, merece la pena intentarlo para vivir una vida llena de vida y con mucho menos sufrimiento.

El primer paso para comenzar a librarte de las ataduras de tu pasado, es retomar el contacto con tu cuerpo. Es imprescindible que aprendas a sentir todo lo que tu cuerpo puede ofrecerte. No sólo las experiencias positivas, sino también las que no son tan agradables (incluso las que generalmente rechazas) porque éstas nos abren la puerta hacia la libertad.

He preparado un taller presencial en Tenerife “Iniciación a la conciencia corporal”. En este taller te propongo un espacio de salud para que puedas recuperar el diálogo con que mantienes con tu cuerpo, que sepas cómo escucharlo, y que aprendas a estar presente en él. Un lugar en el que puedas tomar conciencia de tu cuerpo a través de sus sensaciones, de tu respiración y del movimiento, aumentando tu bienestar corporal y emocional.

Para ello nos serviremos de herramientas como el yoga, el mindfulness, la respiración y técnicas de relajación. Todo ello en un contexto grupal de apoyo y respeto donde podremos compartir, expresarnos, escuchar y ser escuchados. 

Una oportunidad de aprendizaje y crecimiento donde podremos desarrollar habilidades y recursos para aplicarlos a nuestra vida. Un espacio para que podamos reencontrarnos con nosotros y también con los demás.

⇒ ¿Que me dices de ti? ¿Crees que has desarrollado algún sistema defensivo que ahora ya no te está sirviendo y no sabes cómo modificarlo?

Compártelo si crees que puede ser interesante para alguien:

Share on facebook
Share on whatsapp

Si quieres saber más, no te pierdas estos posts sobre autoconocimiento:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.